mormon.org Global
Gerson Moncada Aleman: joven, estudiante, familia, libro de mormon, jas, mormon, Mormón.

Hola soy Gerson Moncada Aleman

Acerca de mí

Tengo 21 años, Soy estudiante de Ingeniera Mecatronica, en Honduras. Mis pasatiempos son: Fútbol soccer, todo lo que tenga que ver con computación, me encanta la música, me gusta mucho el violín, piano y la guitarra, me encanta estar con mis amigos e ir a la Iglesia. Soy miembro de la Iglesia desde que nací, mis padres me dieron la mejor formación que pude haber tenido, siempre me dieron lo mejor que tenían. Ellos me apoyaron en todas las decisiones que he tomado en mi vida. Como hijo he luchado por honrarles y honrar el legado que han dejado sobre mi.

Por qué soy mormón(a)

Yo nací miembro de la Iglesia. Por muchos años yo viví bajo el testimonio de mis padres, que anteriormente ellos fueron católicos, ellos se bautizaron mucho antes de que yo naciera, al nacer yo me relacione en el ambiente en que ellos convivían, una familia normal con principios y con el afán y deseo de ser cada vez mejores personas, me sentía contento de lo que tenia, pues podía percibir a simple vista que era algo bueno que mis padres me estaban enseñando. Pero al ir creciendo y llegar a la edad de 16 años cruce por muchos problemas durante ese periodo, en la que me vi envuelto en dudar de muchas cosas, no solo de mi religión, sino también en la existencia de Dios, me preguntaba muchas cosas que no quise contestar en la ocasiones que me preguntaba y dudaba. En fin, mis padres insistieron en que leyera el Libro de Mormón muchas veces, dijeron que si lo hacia mis dudas iban a ser contestadas. A lo que yo respondía con simples gestos de desinterés en leer. Hasta que un día en la madrugada no podía dormir, necesitaba un descanso y una paz que me llenara. Pues nada me llenaba, hasta ese momento. Entonces, ese día tome mi Libro de Mormón y empece a leerlo en voz alta y ore al Padre Celestial. Desde ese momento en adelante no deje de leerlo, todas las noches lo hacia, empezaba con una oración y lo leí y terminaba con una oración. Fueron noches que nunca olvidare, pude sentir que poco a poco mi corazón se llenaba de seguridad, de paz, tranquilidad y se alejo la angustia y la duda. Al leer el Libro de Mormón todas las noches hasta terminarlo, pregunte a Dios todos los días, suplicando su perdón y que se me permitiese saber que camino tomar; él me contesto, pues supe en mi corazón que él vive, que Jesús es el Cristo y que me ama.

La manera en que vivo mi fe

Servir al Padre Celestial es lo mejor que me ha pasado. Estoy sirviendo una misión de tiempo completo, en México Mérida. He encontrado muchas personas con quien compartir este hermoso Evangelio de Jesucristo, la verdad que puedo testificar que la oración es el medio por la cual todo el genero humano puede saber que Jesús es el Cristo y que esta es la Iglesia de Jesucristo. Mostrando el Libro de Mormón a las personas que me encuentro en la calles y hogares; he podido ver que la fe de ellos se aumenta y se fortalece al igual que la mía, sus aflicciones, pesares, padecimientos desaparecen al leer sus palabras. He echo a muchos la promesa que si lo leen, meditan en su corazón y oran al Eterno Padre el Espíritu les testificare de la verdad de todas la cosas. Se que es verdad, porque lo he visto, se que si somos humildes y oramos a Dios con una fe firme, corazon sincero y verdadero intensión el nos hará saber lo que tenemos que hacer.