mormon.org Global
Magdiel Negrón López: estudiante, converso, magdiel, puerto rico, Mormón.

Hola soy Magdiel Negrón López

Acerca de mí

Nací en San Juan, Puerto Rico. Me crié en un pueblo al sur de San Juan llamado Caguas. Aunque no asistiamos a la iglesia, mis padres me enseñaron valores cristianos. Cuando fui creciendo visitaba varias iglesias aunque no me uní a ninguna de ellas. A pesar de todo, llegué a creer que era imposible saber la verdad. Cuando comencé la universidad una amiga que había estudiado conmigo en la escuela me habló en un chat acerca de la iglesia. Comencé a reunirme con los misioneros a escondidas de mi familia. No tardé mucho en reconocer la veracidad de este mensaje y decidí unirme a la iglesia en octubre de 2008 aun cuando mis padres no estaban de acuerdo. La felicidad que eso trajo a mi vida me llevó a tomar la decisión de servir en una misión. Un año después de mi bautismo fui llamado a servir en la misión República Dominicana, Santo Domingo Oeste. Mientras servía al Señor con toda mi alma, mente y fuerzas, recibí la noticia de que mi madre había aceptado el evangelio y se había bautizado. Hoy día soy un misionero retornado y me preparo para algún día formar mi propia familia. Sueño con ser piloto, pero de no ser posible elegiré una carrera que también sea de mi agrado.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormón porque al conocer el evangelio decidí estudiar, meditar y preguntar a Dios si las cosas que aprendía eran verdaderas. Después de orar fervientemente recibí una respuesta del Espíritu Santo confirmándome de que sí lo era. Al escuchar a los misioneros este mensaje me parecía familiar, como si siempre lo hubiese sabido. Me llenó e hizo que la felicidad en mi vida aumentara. Aun persevero en el evangelio porque al estudiar la doctrina de Cristo he llegado a saber lo que debo hacer para algún día llegar a vivir con El.

La manera en que vivo mi fe

A menudo salgo con los misioneros a visitar otras personas que están conociendo el evangelio. Soy el Presidente de Hombres Jóvenes en mi barrio. Disfruto cada domingo de enseñarle a los hombres jóvenes de 12 a 18 años los principios del evangelio. Además, cada miércoles me reúno con ellos para hacer diferentes actividades. También me gusta ayudar a mis amigos y demás personas de mi barrio en las tareas que son difíciles para ellos solos realizar. Cada domingo asisto a la iglesia para participar de la Santa Cena y ser edificado con los mensajes inspiradores que allí se presentan. Me encanta estudiar las escrituras, por eso aparto un tiempo cada día para leerlas y aprender la doctrina de Cristo. Trato siempre de ser un ejemplo y ayudar a las demás personas. Diría que a menudo me pregunto ¿Haría Jesucristo esto que estoy haciendo? Si El lo haría, entonces yo también.