mormon.org Global
Alex! misionero y mormon.: mexico, mision, feliz, Mormón.

Hola soy Alex! misionero y mormon.

Acerca de mí

En estos momentos soy misionero de tiempo completo Predicando el Evangelio a toda criatura (bueno menos a los perros porque no son muy amigos nuestros) Me encantan las artes marciales, tocar cello, un poco guitarra y cantar muchos himnos. Estudiaba antes de tomar la decisión de servir una misión, no importa la hora, no importa el lugar, lo que si importa es servir al llamado de Dios para comunicar las nuevas buenas de gran gozo. JESUCRISTO VIVE. También que El evangelio de Jesucristo se ha restaurado en su plenitud con todas las ordenanzas y convenios sagrados para alcanzar la exaltación.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormón porque más que ser una religión, es un Estilo de Vida. Soy mormón porque así soy feliz, porque día a día, instante por instante aprendo más y más a amar a las personas que me rodean. No es simplemente una religión, tampoco es únicamente una más de muchas, soy mormón porque significa ser único, ser especial, ser grande, ser maravilloso... Ser mormón significa reconocer y saber que soy un Hijo de DIOS.

Historias personales

¿De qué manera han contestado sus oraciones?

Es muy interesante por que el principal medio por el cual he recibido las respuestas a las oraciones es através de las escrituras. El libro de mormón y la biblia son las fuentes mas grandes de revelación y el medio seguro por el cual podemos obtener respuesta a nuestras oraciones. Dios nos ama y desea guiarnos, y ha puesto las escrituras y a los profetas modernos para que podamos tener esa guia para poder ser felices por la eternidad.

La manera en que vivo mi fe

¿Cómo vivo mi fe? Disfrutando cada día el predicar el evangelio, enseño a las personas que hay un Dios, nuestro Padre Celestial que nos ama y que desea que estemos juntos con nuestras familias por la eternidad. Vivo sirviendo, brindando el ejemplo de un discípulo de Jesucristo, no es fácil, pero tampoco es imposible, aún quizás no sea perfecto o esté muy lejos de serlo, pero vivo mi fe intentando ser como nuestro Salvador Jesucristo. Sirviendo a otros, amando a los que quizás no nos amen, respetando las creencias de los demás pero sobre todo. SIENDO FELIZ.