mormon.org Global
Bety: Mormón.

Hola soy Bety

Acerca de mí

Hola! Soy estudiante y falta poco para terminar mis estudios. Ir a la escuela es algo que realmente me fascina. Me gusta mucho sonreir y ver las cosas maravillosas que hay a mi alrededor. El deporte que me gusta practicar con regularidad es el Volley-ball. Bailar es una actividad que literalmente es herencia familiar, así que continuamente encuentro oportunidades para poder hacerlo, aunque muchos de mis pasos no son los mejores, lo admito. Formar una familia es una de las metas que me esfuerzo día con día para poder alcanzar.

Por qué soy mormón(a)

Ser miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es una de las mayores bendiciones que he tenido en mi vida. Crecer en una familia en la que el evangelio está presente es una gran experiencia. Tener la convicción y determinación de formar uno mismo su propio testimonio es una gran responsabilidad, pero a la vez una gran motivación para seguir el ejemplo de Jesucristo. Conocer la vida de Cristo y esforzarse por seguir sus enseñanzas es algo que hace que podamos recordar quienes somos, saber que somos hijos de Dios y que Él nos ama, nos bendice y quiere lo mejor para nosotros. El Evangelio de Jesucristo ha traido felicidad a mi vida, esforzarme por vivirlo hace que tenga las mejores experiencias que pueda tener y estoy agradecida por eso.

La manera en que vivo mi fe

Ser participe de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es muy fácil, ya que podemos encontrar edificios en muchas partes del mundo, y a cualquiera que lleguemos somos bienvenidos. En estos edificios se realizan actividades con regularidad en las cuales podemos participar todos, desde los niños hasta los adultos mayores, o bien, se planean actividades específicas para nuestra edad donde podemos desarrollar nuestras habilidades y talentos,o también descubrir algunas nuevas y que quizá no sabemos que las tenemos. En la Iglesia, encontramos personas que nos tenderán una mano de ayuda, nos apoyarán en momentos que lo necesitamos y estarán al pendiente de nosotros. Éso es lo que me más gusta, que donde quiera que estemos, podemos encontrar a un Mormón.