mormon.org Global
David Rodríguez: David, Rodriguez, Mexico, Mormón.

Hola soy David Rodríguez

Acerca de mí

Tengo 21 años, soy de la Ciudad de México, me gusta tocar la guitarra, jugar basketbol y futbol. Estudié la prepa y luego serví en la Misión México Oaxaca, ahora espero entrar a la escuela.

Por qué soy mormón(a)

Mi familia conoció la iglesia cuando yo era un niño por medio de un proyecto de servicio, mis papas se bautizaron unos meses después, yo y mi hermana lo hicimos cuando tuvimos la edad necesaria. Aunque desde niño se me enseñaron buenos principios y yo sabía que las cosas que se me enseñaban en la iglesia eran para mi beneficio, llegó un momento cuando estaba en la preparatoria en que me pregunte seriamente si las cosas con las que había crecido eran verdad, sabía que eran buenas pero no estaba seguro de que esta iglesia fuera la única iglesia de Jesucristo. Comencé orando y después leyendo el Libro de Mormón más seriamente, mientras lo hacía fui sintiendo la guía y amor de Dios en mi vida y gradualmente me di cuenta por mí mismo que el Libro es verdad y junto con esto toda la iglesia, su organización y enseñanzas y cada vez que leo el Libro de Mormón, mi conocimiento de que el libro y el Evangelio es verdad se fortalece. Al servir como misionero me dí cuenta de como actúa Dios a través de nosotros para el beneficio de todos sus hijos y nos ayuda si se lo pedimos. Fue gracias a la oración, meditar y el estudio que yo pude darme cuenta de que esta iglesia tiene todo lo necesario para nuestra salvación y felicidad, cada día encuentro algo nuevo que me ayuda a fortalecerme y saber con más certeza de esto. Dios nos ama, somos Sus hijos y responde nuestras oraciones siempre

La manera en que vivo mi fe

La iglesia me ha ayudado porque no sólo es un religión, sino que es la forma de vivir el Evangelio de Jesucristo y poder desarrollarnos totalmente en todos los aspectos, las actividades para los jóvenes me ayudaron mucho y me dieron a los mejores amigos que tengo, me ayudó a desarrollarme en un ambiente bueno para mí y fortalecerme contra los problemas que tenemos en la vida. Cuando serví como misionero de la iglesia pude acercarme mucho más a Dios, tuve mucha más felicidad al tener la oportunidad de ser un instrumento en las manos de El para ayudar a otros con sus problemas y ademas de eso me dejo muchísimas enseñanzas y amistades verdaderas. Servir en la Iglesia y también a otras personas, me han ayudado a tener felicidad y ver como el Evangelio bendice a los demás, a mi familia y a mí mismo. El estudio de las escrituras nos fortalece y nos prepara para la oposición que tenemos en la vida, también al orar podemos recibir respuestas y ayuda de Nuestro Padre Celestial, nosotros somos importantes para El, siempre nos escucha, siempre ha respondido mis oraciones y he sentido Su amor.