mormon.org Global
Stewart Watkins: gemelo, ajedrez, Oaxaca, contador, tenis, inglés, Mormón.

Hola soy Stewart Watkins

Acerca de mí

He vivido en Arizona por la mayor parte de mi vida. Estudio allí en una universidad para ser contador. Me encanta las matemáticas, y siempre estoy listo para calcular números. Tengo un gemelo, y somos mejores amigos. Es divertido tener "una copia de mí mismo", y de vez en cuando nos gusta confundir a la gente. Él también puede hablar el español, y comunicamos en este idioma muchas veces. Me gusta los deportes de raquetas, como el tenis, y juego cuando puedo. También, juego mucho el ajedrez y estaba en un equipo en mi preparatorio (sí, ¡el ajedrez es tan divertido!). Siempre me gusta un desafío en estos deportes. Aprendí el español al servir una misión por la iglesia de Jesucristo de los santos de los últimos días en Oaxaca, México. Disfruto la hablilidad de hablar en ambos idiomas, y procuro ayudar a las personas aprenderlos. Sí, todavía hago muchos errores, pero es parte del proceso de aprender. Voy a seguir mejorando mi talento.

Por qué soy mormón(a)

Soy mormón por que he tenido grandes experiencias dentro del evangelio. Nací dentro de la iglesia, y ambos de mis padres son miembros, sin embargo, tuve que obtener mi propio testimonio. Leía el Libro de Mormón y asistía a la capilla para aprender, y sentí que mi testimonio crecía. Oré acerca del Libro de Mormón, y el Espíritu Santo me confirmó que el Libro es verdadero y que esta es la iglesia verdadera de Jesucristo. Varias otras experiencias me confirmaron que esta es su iglesia, y no puedo negar el testimonio que se formó.

Historias personales

¿Cómo le ha ayudado el Espíritu Santo?

La vida no es fácil, y a mí no me gusta fallar. Por eso, sigo estrictamente las enseñanzas de Cristo, porque me ayuda saber que debo hacer en mi vida. A veces, cuando una tentación viene en mi vida, recuerdo lo que enseñó mi Salvador, y evito ser confundido y engañado por Satanás y sus tentaciones. El Espíritu Santo me ayuda recordar los consejos y mandamientos que Cristo dio, y puedo mantener mi vida dentro del Evangelio. También, cuando necesita ayuda con un asunto importante, pido entendimiento y guía del Espíritu Santo. Me enseña por medio de las escrituras y por medio de las palabras de los profetas. Tal guía puede ser consuelo, conocimiento, o corrección. Al poner mi esfuerzo de aprender, el Espíritu actúa como un maestro, guiándome en mis pensamientos y estudios para que pueda yo recibir la ayuda que busco en ese momento.

¿De qué manera el Libro de Mormón le ha acercado más a Dios?

Al leer el Libro de Mormón, he tenido muchas oportunidades para recibir ayuda de Dios. Cuando tengo una problema en mi vida, o cuando paso por una etapa difícil, siempre he podido buscar las escrituras para encontrar ánimo, consejos, y guía. A veces, cuando leo el Libro de Mormón en el día, las historias parecen que aplican perfectamente a mi situación. Después, cuando aplique las cosas que he leído, siento más cerca a Dios, y puedo sentir su amor para mí.

¿En qué forma le ha ayudado asistir a los servicios de la Iglesia?

Al asistir a la iglesia, tengo la oportunidad de meditar de mi semana y acercarme a Dios. A veces, las clases me enseñan lo que necesitaba para ayudarme en una problema y animarme. Puedo comprender mejor las escrituras y aprendo vairas cosas que me guía en mi vida.

¿De qué maneras su conocimiento del Plan de Felicidad ha bendecido o cambiado su vida?

Sin mi conocimiento del Plan de Felicidad, no sabría que propósito llevo aquí en la vida. Solo haría lo que me parecería bien, pero no tendría una meta ni una visión para el futuro. Muchas fuentes nos habla de la felicidad, y como obtenerlo, pero la cosa que me ha ayudado tener la verdadera felicidad es este Plan de Salvación que Jesucristo nos enseñó. El Plan de Felicidad me enseña por qué estoy aquí en la tierra, y me ayuda saber donde puedo ir. El Plan de Felicidad dice que estamos aquí para ser probados, para ver si vamos a seguir a Dios o si vamos a rebelarnos. Si seguimos a Dios, y nos sujetemos a su voluntad, podemos ser guiados en un buen camino y así tener una vida más feliz. Si seguimos fiel a Dios hasta el final de nuestras vidas, podemos seguir teniendo felicidad y gozo después de la muerte y vivir con nuestro Padre Celestial para siempre. Yo sí quiero ser feliz, verdaderamente feliz, entonces sigo las pautas y los mandamientos que se describen en el Evangelio de Jesucristo. He visto, que cuando obedezco este plan que Dios hizo, soy feliz y tranquilo. También, he visto la tristeza y angustia en las vidas de personas que han se han rebelado contra Dios y su plan. Yo sé que voy a ser feliz para siempre si continúo en esta senda del Evangelio, y sé que puedo vivir con Dios otra vez. Mantengo esta meta en mi mente, y esto me ayuda resistir la tentación y el pecado. Sé que este Plan de Felicidad es de Dios, y me hace verdaderamente feliz.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi fe cada dia por medio de hacer lo mejor que puedo en cada momento. Yo creo que el evangelio debe ser parte de mi vida diario, y procuro vivirlo todo el tiempo. Aún si personas no acceptan mis creencias o mis normas, sigo haciendo lo que yo sé es correcto. He servido en mi barrio como un misionero del barrio, lo cual significa que iba con los misioneros de tiempo completo para enseñar el evangelio a las personas cerca de mi casa. Esa experiencia me preparó para servir mi propio misión luego en mi vida.