mormon.org Global
Deven: Anahiem, misionero, patinar en nieve, fallecio, divorcio, divertido, Mormón.

Hola soy Deven

Acerca de mí

Soy un joven de 21 años. Me encanta patinar en nieve, andar en las montañas, pasar tiempo con la familia, y jugar cualquier deporte. Estudié en la universidad de UVU. Me gustan cosas físicas como andar en bici o hacer ejercicio. Desde los 12 años mi papá me llevaba a la montana o resorte para aprender patinar en nieve. Aunque no teníamos mucho dinero extra en la casa, juntaríamos lo que podíamos y entonces iríamos como familia. Yo pude ver como crecimos juntos en aquellos dias, y como podimos tener esas experiencias hermosas y divertidas. Cada año que vendría esa temporada estuve tan emocionado para ir a patinar en la nieve con mi papa y mis dos hermanos. Aparte me gustar ir "backpacking" o sea cuando vas en las montañas con una mochilota y ahí te quedas por unos cuantos dias viviendo solamente usando lo que hay ahí y lo que trajiste en tu mochila. Iríamos cada rato en los veranos de mi juventud con otros jovenes. Me dí cuenta de la gran naturaleza de este tierra, y de las cosas hermosas y los milagros que pasan día tras día en todos lados. Desde los animalitos que andan juntando semillas para vivir, hasta los bosques llenas de vida que andan siempre por un balance. Me asombraba pues. Ahora ando de misionero, serví en la misión México Cuernavaca por un año. Anduve en Cuautla, Cocoyoc, y Acapulco. Ahí es donde y como aprendí el español; pero me enfermé ahí y tuve que regresar a casa. Despues de 10 meses me compuse y me reasignaron a la misión Californa Anaheim.

Por qué soy mormón(a)

Cuando yo tenía 13 años, alguien tocó mi puerta y la abrí y ví a un hombre que no conocía. Me dijo su nombre y dijo que iban a tener un juego ese noche en la capilla y que el quisiera que yo estuviera ahí para la actividad. Me dio un bolante que explicaba la actividad y que decia "BATALLA DE LOS BON BONES". Me interesó entonces fuí y conocí otros jovenes de mi edad y nos hicimos amigos. Me invitaron a la capilla el domingo y tambien fui y me gustó bastante. No entendía entonces muchas de las cosas de que hablaban, pero me gustó como me sentía. Mis amigos nuevos me presentaron al obispo y hablé con el y me presentó el Libro de Mormón. La verdad es que jamás habia escuchado del Libro de Mormón, pero el obispo me dio el desafío de leer un poco en el libro cada dia, y hacer oraciones. Así lo hice y no puedo describir el sentimiento que tenía ahí solito en mi cocina comiendo mis chocolates y leyendo acerca de este Nefi y sus hermanos. Me dio una felicidad, una paz que jamás habia sentido.

La manera en que vivo mi fe

Yo, como muchos supongo, quiero llegar a ser un gran hombre. Quiero ser respetuoso, honesto, virtuoso, dependible, responsable, disciplinado, divertido, y un gran lider. Quiero ser un gran esposo y un padre maravilloso. Yo sé que cada decisión que tomo hoy afectará no solamente mi futuro, pero el de mi esposa, y los de cada uno de mis hijos también. Despierto cada día con el conocimiento que en ese día yo tengo que aprender algo, y tengo que mejorar para llegar a ser el esposo que merecen mi futura esposa y mis futuros hijos. Estoy tan conciente del hecho que estoy preparandome para ser el lider y patriarcha de un hogar, y más conciente todavía de que voy a tener que dar cuentas a mi Padre Celestial al final de mi vida de lo que yo hice con ese responsabilidad que me dio. Yo no puedo llegar a ser ese persona que quiero ser sin la ayuda de El. Le necesito en cada momento, en cada decision y en cada hecho de mi vida. Tengo muchas fallas, muchos errores, y me siento a menudo que no puedo cumplir con mis deberes, que no soy digno ni capáz de hacerlo. Y tengo la razón. Sin El no puedo. Pero como ando aprendiendo "querer es poder" y "dos personas pueden hacer cualquier cosa cuando uno de ellos es Dios." Trato día tras día de acercarme a El, y he sentido su gran amor y dirección en mi vida. En mis deberes como hijo, hermano, amigo, lider, misionero, discursante, y cada otro papél que tengo o he tenido busco su ayuda y nunca me la niega. Siempre me levanta y me anima para seguir adelante.