mormon.org Global
Bryant: Familia, Negocio, Impresas, Estudiante, Libro de Mormón, Servicio, Mormón.

Hola soy Bryant

Acerca de mí

¡Mucho gusto! Me llamo Bryant. Ahora estoy viviendo en la Baja California Sur y me gusta mucho. Yo soy Mormón, miembro de la Iglesia de Jesucristo de Los Santos de Los Últimos Días. Estoy muy agradecido a estar aquí en México en este tiempo de mi vida. Vengo de una familia de 8. Tengo 2 hermanos mayores, un hermano menor, y dos hermanas menores. Me encanta a estar con mi familia. Ellos me apoyan mucho en mi vida y no sé qué haría sin ellos. Me gustan mucho los deportes cómo golf y baloncesto. Me gusta mucho a aprender en la escuela y pasar el tiempo con mi familia. Quiero trabajar en administración de impresas un día. Espero que yo pueda hacer una diferencia en este mundo por medio de invitar a las personas a vivir vidas mejores.

Por qué soy mormón(a)

Fui criado en la iglesia y estoy muy agradecido por padres fuertes y lazos familiares que me han dado fuerza todo el camino. A través de cosas pequeñas y sencillas que he sido capaz de obtener un testimonio del evangelio de Jesucristo. No puedo pensar en un solo momento en el tiempo en que he ganado mi testimonio, pero sé que Cristo vive y que Él me ama. Yo sé que Dios es real y es muy consciente de todo lo que está pasando en nuestras vidas. Siempre podemos comunicarnos a Él por medio de la oración sincera. Yo sé que el Libro de Mormón es otro testamento de Jesucristo y que es verdad. Sé que hemos sido guiados por profetas, tanto antiguos como modernos, y que tenemos un profeta hoy en día. Sé que es a través de venir a nuestro Salvador, Jesucristo, que algún día pueda volver a vivir con Él y mi familia para siempre.

Historias personales

¿Cómo le ha ayudado el Libro de Mormón a entender el propósito de la vida?

En mi tiempo en la iglesia, mi testimonio del Libro de Mormón ha crecido mucho. El Libro de Mormón realmente es la clave de nuestra religión y cada persona tiene la oportunidad a tener un testimonio de ello. Todas personas que tienen el deseo pueden orar y preguntar a Dios si el Libro de Mormón es verdadero y pueden recibir esta revelación de su Padre Celestial. Cuando yo tenía 15 años, yo oré a Dios si el Libro de Mormón era verdadero y recibí mi propio testimonio. Al crecer, mi testimonio fue fortalecido por medio de muchas experiencias sencillas y profundas. Yo decidí a poner Dios en primer lugar y estudiar el Libro de Mormón antes de empezar mis tareas. Todo empezó a salir mucho mejor en mis estudios y my vida diaria. Yo he tenido la oportunidad a compartir el Libro de Mormón con mis amigos junto con mi testimonio. Uno de mis amigos, José, empezó a leer el Libro de Mormón cada día antes de entrar su trabajo. José ha tenido muchos problemas en su familia y su trabajo pero me contó su experiencia con el Libro de Mormón. El Libro de Mormón le ha ayudado a recordar a Jesucristo durante el día cuando cosas difíciles pasen. Él recibe la ayuda necesaria para seguir adelante y mantener sus pensamientos limpios por el poder de la palabra de Dios.

¿Qué ha contribuido a generar mayor armonía en su hogar?

Yo he sido grandemente bendecido en mi familia a tener padres que son miembros fieles en la iglesia. Yo me ha dado cuenta en mi vida la importancia de las cosas sencillas y pequeñas. Desde que yo puedo recordar, mis papas siempre me han enseñado la importancia de la oración, el estudio de las escrituras, y las noches de hogares. Son cosas que siempre hemos hecho como familia. A veces, mi mama o papa hacía varias oraciones en la mañana con los hijos. Cada quien de mis hermanos y hermanas salían en tiempos diferentes en la mañana pero mis papas sabían que era importante que tuviéramos una oración con ellos antes de salir. Con el estudio de las escrituras, mi papa daba oportunidades a nosotros como hijos a participar y dirigir con nuestra familia. Esto nos daba muchas oportunidades a compartir nuestros testimonios a uno al otro. Al igual, las noches de hogares nos daban las oportunidades a compartir nuestros testimonios, compartir sonrisas como familia, divertirnos, y resolver cualquier problema. Sabíamos que cada lunes en la noche, íbamos a juntarnos y estar allí. Estas tres cosa, realmente han hecho la diferencia en mi vida y en mi familia. Son tradiciones que yo quiero continuar durante toda de mi vida. Sé que este Evangelio es el plan que Dios tiene por nosotros para que podamos estar juntos por toda la eternidad.

La manera en que vivo mi fe

Yo vivo mi fe a través del servicio a los demás y mi ejemplo. Me encanta ayudar, de cualquier manera que pueda, a hijos de nuestro Padre Celestial en la tierra y también proporcionar servicio a aquellos que no tuvieron la oportunidad de recibir el Evangelio durante de sus vidas. Busco maneras para ayudar en cosas sencillas a las personas que me rodean. Siempre hago el esfuerzo a tener una sonrisa y hablar a mis amigos acerca del Evangelio de Jesucristo.