mormon.org Global
Margarita: spain, nurse, hispana, catolica, Liga de la leche, spanish, Mormón.

Hola soy Margarita

Acerca de mí

Trabajo como enfermera, y soy madre de cinco hijos. Me encanta la naturaleza, la buena lectura, la buena música, la informática, la genealogía... la vida me parece una experiencia maravillosa y creo que hay muchas cosas que podemos hacer y aprender. Apoyo la lactancia materna y la crianza de los hijos con amor.

Por qué soy mormón(a)

El Evangelio de Jesucristo y el conocimiento de que Su iglesia ha sido restaurada sobre la tierra, tal y como estaba profetizado, ha traído mucho gozo, felicidad y paz a mi vida. Saber quién soy; que soy una hija de Dios, con potencial divino, saber de donde venimos; de un hogar celestial, saber cual es el propósito de mi existencia terrenal, que he venido a poner en práctica lo que mi padre Eterno me enseñó antes de nacer, que esto es una escuela de la vida, donde aprendemos a distinguir el bien del mal, lo dulce de lo amargo, el placer del dolor, y ser examinados de nuestra fe y nuestras obras, saber qué es lo que hay después de esta vida... todo ese conocimiento es maravilloso y agradezco a los misioneros que dedicaron dos años de su vida para enseñarmelo a mi, y a miles de personas en el mundo. Son buenas nuevas de gran gozo. Dios ha restaurado Su Iglesia. De nuevo hay hombres con la autoridad de Dios para obrar en Su nombre. Sé que Dios vive y nos ama, que Jesucristo es mi Redentor, que José Smith fue un profeta, y lo sé porque he preguntado a Dios, he puesto a prueba su promesa de contestar al que pida con fe. Usted también puede saber la verdad. ¡Que maravilloso es saber que las familias pueden ser eternas!¡No imagino un cielo sin mis seres queridos!. ¡Que bueno es tener un profeta como en la antiguedad que nos guía en tiempos tan difíciles!Porque no hará nada Jehová, el Señor, sin que revele su voluntad a Sus siervos los profetas (Amos 3:7). Y doce apóstoles como en la época de Jesucristo. No tengo la menor duda de que esta es la obra de Dios.

Historias personales

¿Por qué los mormones hacen historia familiar u obra genealógica?

Dios es tan amoroso que da la oportunidad a todos sus hijos de conocer la verdad, en esta vida, o en la otra. Porque por esto es predicado el Evangelio a los muertos, dice la Biblia. Todos los hombres sin distinción de credo o raza, sabrán que Jesús es el Cristo y que hay una iglesia, una fe y un bautismo. Y lo sabrán en esta vida o en el mundo espiritual. Y como Cristo dijo que todos han de nacer de nuevo, buscamos sus nombres para conocerles, amarles y darles la oportunidad de recibir todas las ordenanzas que les son necesarias para entrar en el Reino de Dios, porque el que no nazca del agua y del espíritu no puede entrar en el Reino de los Cielos, dijo el Salvador. Deseamos la salvación de todo hijo de Dios que esté dispuesto a seguir a Cristo, vivo o muerto, porque nadie está muerto ante el Señor, porque la muerte no es más que una transíción, un período de separación del cuerpo y del espíritu, pero todos vamos a resucitar y a ser juzgados, según nuestros deseos y nuestras obras.

La manera en que vivo mi fe

Trato de ser la mejor persona que puedo, sirvo en mi iglesia como maestra de las Escrituras y ayudo en un Centro de Historia Familiar a las personas a encontrar sus raíces. Trato de servir a mis semejantes con esfuerzo físico y económicamente, por medio de nuestra iglesia y de ONGs. La iglesia me ayuda a ser mejor madre, mejor esposa, mejor ciudadana, y mejor hija de Dios. No soy perfecta, pero trato de perfeccionarme día a día. En definitiva es mi deseo amar a Dios sobre todas las cosas y al prójimo como a mi misma, ser una verdadera discípula de Jesucristo, y tratar de demostralo con mis frutos... por sus frutos les conocereis, dijo el Señor. Tengo dos escrituras favoritas que siempre me han ayudado, una es de la Biblia: Todo lo puedo en Cristo que me fortalece (Filipenses 4:13) y la otra está en el Libro de Mormón: Consulta al Señor en todos tus hechos y El te dirigirá para bien, sí cuando te acuestes en la noche, acuestate en el Señor para que El te cuide en tu sueño y cuando te levantes en la mañana rebose tu corazón de gratitud a Dios y si haces estas cosas serás enaltecido en el postrer día. (Alma 37:37). El siempre me guía y me fortalece.