mormon.org Global
Jeremy Chandler: estudiante, trompeta, Argentina, technologia, baile, latino, Mormón.

Hola soy Jeremy Chandler

Acerca de mí

Estoy estudiando en la universidad donde me especializo en Ingeniería de Software con una concentración menor en Español. Desde una edad muy temprana me interesaba la tecnología, pero no fue hasta que serví en una misión en Argentina que aprendí amar el Español. Durante esos años cultivé un amor profundo para la gente ahí. Con el amor que me brindaron y el ejemplo que mostraron, cambiaron mi vida para siempre. Me encanta escuchar música latina, cantar, bailar, tocar el trompeta, y jugar Basquet. Mi canción preferida es Niña Bonita por Chino y Nacho, pero también me encanta Humanos a Marte, Mi Primer Millón, y Te Voy a Amar. Lo más que me divierto, reconozco que Dios debe estar en primer lugar en mi vida.

Por qué soy mormón(a)

Crecí dentro de la Iglesia, pero siempre se me animó para buscar saber por mi mismo. Creemos que todos los miembros precisan recibir una respuesta de Dios para saber si la Iglesia es verdadera o no. Dios nos promete que si pedimos en oración y con fe, dispuestos para actuar de acuerdo con la respuesta que recibimos, nos va a confirmar la veracidad de la Iglesia por el poder del Espíritu Santo. Ese respuesta no siempre se recibe de la misma forma. A veces se nos hace saber al toque. Mucho más común es para recibir una respuesta poco a poco. A veces ni nos damos cuenta al principio, pero después de un tiempo reconocemos que Dios nos ha contestado. Fue así como me pasó. Me acuerdo de muchos momentos muy sagrados cuando sentí el Espíritu en respuesta a mi oración. No puedo señalar a un momento en particular que se destaca sobre los demás, ni sé cuando Dios me empezó a iluminar el entendimiento, y hacerme saber. Me acuerdo de un momento cuando era adolescente. Había empezado de leer el Libro de Mormón cada dia. Aunque tenía clases, casi no lo podía dejar de leer. Nunca antes habia tenido tantas ganas. Leia mientras caminaba de clase a clase. Leía cuando esperaba para volver a casa al fin del dia. Ocupaba todo mi tiempo libre leyendo. Tuve hambre y sed para leer. Me asombró como todo en el libro parecía tener tanto sentido. En un momento lágrimas empezaron a llenar mis ojos. Sentí una sensacion que no se puede describir bien. Me sentí feliz. Me sentí como si alguien había encendido algo dentro de mí, como si me había aliviado de un gran peso. Sentí el amor de Dios, puro amor. No sé como explicarlo mejor. La única manera para comprender bien cómo me sentí es para tener una experiencia parecida. Fue un sentimiento verdaderamente único que me alumbró y me hizo saber que provenía de Dios. Supe que el libro y la Iglesia son verdaderas. No puedo negar este conocimiento. Debido a este conocimiento, prometí a Dios que le voy a ser fiel, y siempre permanecer activo en la Iglesia.

La manera en que vivo mi fe

Mi religión es lo más importante para mi. Espero ser un buen padre y esposo algun dia por lo que me enseña la Iglesia de la familia. Sé que nada puede compensar por un fracaso en el hogar. En la Iglesia, Dios nos llama para servir los unos a los otros. Cuando servimos en la Iglesia, debemos ser personas "que en todo momento [nos mantenemos] fieles a cualquier cosa que [nos sea] confiada." Debemos servir como lo hizo Jesucristo. He visto muchos ejemplos de ese servicio abnegado, y sus ejemplos me inspiran. Lo que ha sido mi llamamiento, me he esforzado para aprender mis deberes y hacer lo que Dios espera de mí. Todos tenemos la responsabilidad para ayudar a los demás. Es por ese razón que decidí dejar a mi familia por un tiempo, posponer mi educación, y servir por dos años en Argentina. Me alegro por haber podido ser un instrumento en las manos de Dios para efectuar su obra tan importante. Sé que mi familia ha sido bendecido.