mormon.org Global
Ian McDougal: Ian, McDougal, músico, chef, elder, florida, Mormón.

Hola soy Ian McDougal

Acerca de mí

Yo soy misionero, sirviendo al Señor y procurando consagrarme a él. También me encanta la música y cantar, y antes de mi misión estudiaba para ser compositor. He estado aprendiendo el idioma de Español por año y medio.

Por qué soy mormón(a)

Yo soy miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días porque sé que es la Iglesia de Cristo. Él es la cabeza y, mediante los convenios que hacemos al bautizarnos como miembros, podemos recibir la salvación y volver a vivir con él y nuestro Padre Celestial. Sé también que, a través de la Iglesia y el evangelio, llegamos a ser más semejantes a él. Es el único lugar dónde he podido encontrar paz y felicidad aun en tiempos de desafio y prueba. Me ha cambiado hasta el corazón. También, soy miembro porque he leído el Libro de Mormón y meditado sobre sus enseñanzas, he orado con respecto a su mensaje, y he recibido el conocimiento del Espíritu de Dios que es Su palabra. ¡Me encanta este libro, y sé que me ha cambiado también!

Historias personales

¿Cómo le ha ayudado el Libro de Mormón a entender el propósito de la vida?

Bueno, últimamente he estado pensando mucho en la doctrina de Adán y Eva, como explicada por el profeta Lehi a su hijo, Jacob. Lehi habla de como es preciso que haya una oposición en todas las cosas. De no ser así, no podríamos cumplir nuestro propósito en la vida. ¿Pero cuál es el propósito de la vida, pues? Anteriormente se me había enseñado que éste era el de ser probado para que Dios supiera si éramos dignos de heredar todo lo que él tiene. Sin embargo, me di cuenta de que no puede ser así, porque Dios ya sabe todas las cosas, de modo que ya sabría si éramos dignos o no. ¿Entonces qué es? De lo que Lehi describe, yo creo que nuestro propósito aquí realmente es experimentar la miseria y el dolor tanto como la felicidad y el gozo; sin sentir el uno no reconoceríamos el otro. También, podemos aprender la importancia del albedrío, o sea, la libertad de escoger por nosotros mismos si queremos seguir a Jesucristo o al diablo. Si no fuera por este albedrío, no podríamos aprender y progresar de las experiencias en la vida. Permaneceríamos en el mismo estado para siempre, nunca avanzando ni sintiendo la felicidad. No obstante, por haber escogido seguir el plan de nuestro Padre Celestial, se nos ha dado la oportunidad de crecer aun hasta ser como Él es a través de las experiencias de la vida.

La manera en que vivo mi fe

En este momento estoy sirviendo una misión en Florida y aprendiendo el idioma de Español. Eso quiere decir que yo trato de dedicar todo mi tiempo, mi energía, y mis pensamientos a ayudar a la gente a venir más cerca de nuestro Padre Celestial y de Cristo. A veces me resulta bien difícil, ya que estoy lejos de mi familia y mis amigos y todavía me faltan tantas experiencias en la vida. Sin embargo, sé que he sido llamado como representante de Jesucristo y quiero servir todo lo mejor que pueda. Me encanta trabajar con la gente hispana aquí en Florida. He tenido muchas buenas experiencias y he aprendido bastante acerca de una cultura que anteriormente no conocía. También he aprendido que aunque ninguno de nosotros es perfecto, todos podemos recibir la gracia de Jesucristo para vencer nuestras debilidades y cumplir con las cosas que nos pide Dios.