mormon.org Global
Conner Parks: Mormón.

Hola soy Conner Parks

Acerca de mí

Me creí en el sur de California y siempre he tenido la bendición de tener la iglesia en mi vida; mis papas me enseñaron de chico a respetar a Dios y mostrar mi fe y amor por medio de la obediencia a El; en la iglesia se aconseja que uno debe llegar a saber si lo que se enseña es verdad o no lo es por medio del Espíritu Santo; Tengo unos recuerdos muy especiales de eventos en la iglesia en los cuales yo sentía el espíritu testificándome de que este camino es seguramente el camino que nuestro Padre Celestial tiene para mi, y para todos nosotros. Siempre ha habido la oposición en contra de la verdad y siempre habrá, pero cuando uno puede humillarse y preguntar a Dios, en el nombre de Jesucristo, estando dispuesto a actuar sobre una respuesta divina, el Señor siempre constestará aquel individual y le ayudará con cualquier problema que tenga. Yo lo sé porque lo he expirementado y recomiendo que todos sigan ese consejo que se encuetra en la Santa Biblia "si alguno de vosotros tiene falta de sabiduría, pídala a Dios, quien da a TODOS abundantemente". El evangelio restaurado de Jesucristo ha cambiado mi vida bastante y no lo cambiaría por nada.

Por qué soy mormón(a)

Sé que ésta es la única iglesia verdadera sobre la faz de la tierra y por eso soy mormón; Muchas personas preguntarán ¿Cómo puede uno saber eso?; cuando leemos y estudiamos el libro de mormón y oramos a Dios humidle y sinceramente, El nos ayuda a llegar a saber de la verdad; Dios es un dios de orden y desea que podamos saber cómo adorarle. Por eso nos ha dado una iglesia ordenada con autoridad para efectuar convenios o promesas, tal como bautismo, para que algún día podemos regresar a Su presencia. Al saber de estas cosas he hallado dirección en mi vida y gozo de muchas bendiciones gracias a ello.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi fe guardando los mandamientos y siempre intentando a ser más como mi salvador Jesucristo; al hacerlo experimento paz y satisfacción en mis esfuerzos que me hace desear vivir mi fe aún más. Al vivir mi fe encuentro el propósito verdadero de la vida.