mormon.org Global
Luis Raúl Preiero Noria: Matrimonio, Obispo, José Smith, Divorcio, Redes Sociales, Oración, Mormón.

Hola soy Luis Raúl Preiero Noria

Acerca de mí

Pertenezco a una familia muy pequeña, me hice miembro hace algunos años y mi vida ha dado un maravilloso giro desde que me case y nos hicimos padres. Me gusta mucho hacer amigos, y también me gusta mucho la computación y ni hablar del internet, es mi universidad on-line de todos los días, es una enciclopedia para ganar conocimiento y comunicarme con alguna persona de mi familia que se encuentran lejos. Las redes sociales son una pasión para poder lograr esto. Siempre había querido saber sobre Dios y quien era Jesucristo, en mi casa no vivíamos ninguna religion, aun así mis padres se esforzaron por proveerme de una buena educación, incluso me hablaron de Dios. Sin andar buscando una religión, todo cambio cuando mis padres se separaron y mi madre decide regresar a La iglesia de Jesucristo de Los Santos de los Últimos Días, pues sí, supe que mi mamá era mormona después de su divorcio y así es como comenzó todo para mí.

Por qué soy mormón(a)

Hace unos cuantos años me uni a la iglesia, en esa época, en realidad no estaba en búsqueda de una religion. Me bautice cuando tenia casi 19 años de edad; podría decirse que una edad un poco complicada para uno tomar una decision de ese tipo, pues las amistades que me rodeaban tenían intereses muy distintos a lo que seria tener o vivir normas elevadas como las del evangelio. Mi mamá era miembro desde muchísimos años atrás, pero no lo llegue a saber hasta que un día ella decidió regresar a la iglesia. Luego de enterarme la razón por que cada domingo ella iba muy bien vestida a alguna parte, y contarme que ella es miembro de la iglesia, fue lo necesario para crear en mi el interés de conocer esta iglesia, le prometí a ella que le acompañaría al siguiente domingo para conocer la iglesia. Pasaron unos cuatro meses para que yo me bautizara, ¡la razón! pues, no seguí las instrucciones que los misioneros me habían estado enseñado LEER, MEDITAR, Y ORAR PARA PREGUNTAR A NUESTRO PADRE CELESTIAL SI EL LIBRO DE MORMON ES VERDADERO. Al fin hice estas tres cosas, y respondo a la pregunta ¿Por que soy Mormon? Pues básicamente, se que recibí una respuesta el día en que me arrodille y pedí a Nuestro Padre Celestial que me ayudara a saber la verdad. La respuesta fue que dentro de mi sentí paz y tranquilidad de que la decisión que yo estaba tomando en ese momento era la correcta. Se firmemente de que el Libro de Mormon es tan verdadero como La Biblia y que Dios ha Restaurado su iglesia por medio del Profeta José Smith. Este era uno de mis mayores desafíos para aceptar el mensaje de los misioneros, no podía creer que Dios hablara a un profeta en estos tiempo, pero cuando ore, todo fue diferente, y vaya que ha sido diferente, pues cada vez que hablo con Dios, se que él me escucha y puedo sentirlo por medio del Espíritu Santo. Testifico que hoy la iglesia es guiada por el Señor Jesucristo por intermedio de Profetas.

Historias personales

¿Qué ha hecho usted para proteger a su familia de influencias indeseadas y que haya tenido éxito?

Mi hija tiene siete años, un día le hice una pregunta para verificar algo y supe que ella estaba mintiendo, tuve la oportunidad de sentarme junto a ella y hacerle entender que no era correcto que ella intentara ocultar la verdad diciendo una mentira, fue algo muy especial, ella pudo reconocer como el Señor Jesucristo tomo todos nuestros pecados. Pude hablarle del arrepentimiento, y fue grato para mi abrazarla y expresarle mi amor, se que Nuestro Padre Celestial reconoce nuestro esfuerzo por enseñar a nuestros hijos. Confiemos en la oración y así Él por medio del Espíritu Santo nos dirá todas las cosas que debamos hacer y decir para nuestros hijos.

La manera en que vivo mi fe

Hace poco me llamaron a ser Obispo de un barrio en la iglesia, esta nueva responsabilidad a brindado a mi esposa y a mi la oportunidad de servir de una manera mucho mas dedicada a los miembros de la iglesia y oportunidades de acercarme a la comunidad. Fui misionero y en realidad fueron dos años de servicio inolvidables, fueron dos buenos años en mi vida, pero ahora como esposo y padre de una hija y de un hijo en el presente califico estos años como los mejores en mi vida, estamos construyendo en esta vida nuestra familia eterna y aunque puede ser difícil de pronto buscar un equilibrio entre los muchos quehaceres de la vida, cada día estamos comprometidos a logra nuestra meta de volver a la presencia de Nuestro Padre Celestial. Estudiar las escrituras se ha convertido en nuestra mejor fuente para hallar fortaleza, mi hija le encanta leer los relatos de las escrituras para los niños y esto ha sido una poderosa herramienta para enseñarle a ella los buenos principios.