mormon.org Global
Omner: diseño, puebla, plan de salvacion, consejos, multimedia, matrimonio, Mormón.

Hola soy Omner

Acerca de mí

Siempre me ha gustado crear, por ello estudié diseño gráfico. Acostumbro dibujar y construir cosas de distintos materiales y, por el otro lado, también soy músico y cantante amateur. También he aprendido por mi propia cuenta a programar sitios web. Actualmente trabajo en mi propio despacho de diseño gráfico y de sitios web donde mi hermano y yo somos socios.

Por qué soy mormón(a)

Muchos pensarán "Claro! el por que nació dentro de la Iglesia cree en ella..." No es así. Se por mi mismo que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días es la única Iglesia en el mundo que es dirigida directamente por mi Salvador Jesucristo, a través de Profetas y Apóstoles, autorizados por Dios, y que tiene el Evangelio puro así como las ordenanzas necesarias para regresar al lado de mi Padre Celestial con mi familia por la eternidad. Mi verdadera conversión inició cuando, antes de bautizarme, mi padre, quien también es miembro de la Iglesia, me preguntó "¿Por que te quieres bautizar? ¿Estas seguro que esta es la Iglesia verdadera?". El me conoce muy bien y sabía que lejos de desanimarme, me estaba amorosamente retando a descubrirlo por mi mismo... y eso hice. Siendo apenas un niño de casi ocho años de edad, me arrodillé y oré fervientemente al Señor, acompañando mi oración de la lectura de El Libro de Mormón y en ese momento lo supe. No quiero decir que haya visto un ángel o escuchado algo maravilloso... simplemente lo sentí en mi interior y lo sigo sintiendo ahora. Se que es verdad. Y es un sentimiento que jamás podré negar.

La manera en que vivo mi fe

Siempre me pregunté como podría aplicar mis dones en servicio de la Iglesia, realmente me preocupaba... Un día una amiga me contactó por Internet y me mencionó que se estaban formando un comité para ayudar en la revista liahona en mi país y necesitaba alguien que se encargara de unas sencillas tareas. Pronto me enteré que no se trataba de algo tan sencillo como yo lo había pensado. Asistí a la reunión planeada en la Capital. Pensaba ver a muchas personas allí, y cual sería mi sorpresa al ver que solo nos encontrábamos un matrimonio de misioneros, el director del comité de medios y la amiga que me había contactado. Pronto al escuchar las necesidades del comité, así como la visión del mismo, silenciosamente agradecí al Señor por la bendición de saber que Dios obra de maneras misteriosas en la vida de sus hijos.