mormon.org Global
Angélica Alejandra: Mormón.

Hola soy Angélica Alejandra

Acerca de mí

Soy hija y la hermana menor de la familia, toda mi familia es miembro, yo nací dentro del convenio así que desde chica, la iglesia ha sido una parte importante de mi vida. Amo leer y todo lo relacionado con el arte, me encanta viajar y conocer nuevos lugares, así como estar con mis seres queridos y darles lo mejor de mi.

Por qué soy mormón(a)

He sido miembro de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días, durante toda mi vida, mi testimonio ha crecido conmigo, cada cosa que aprendo sobre el evangelio me hace ver que es la iglesia verdadera, que Nuestro Padre Celestial es un padre amoroso y quiere lo mejor para nosotros, gracias al evangelio he podido sobrellevar muchas pruebas, y sobre todo, he aprendido a amarme aun con mis defectos, porque ahora se que soy hija de un Padre Celestial que me ama, que se preocupa por mi, y que quiere que regrese a su lado, que soy hija de un rey, que mi valor es infinito, que las familias son eternas, soy mormona porque este es un evangelio de felicidad, y no solo por esta vida, sino por toda la eternidad. A lo largo de mi vida, mientras he crecido, me he dado cuenta de las grandes bendiciones que ser miembro me ha dado, conocer grandes personas, tener hermosas experiencias, y una de las cosas mas hermosas es tener esa certeza y esperanza de que mi familia puede ser eterna si me esfuerzo por cumplir y ser digna, tengo la firme esperanza de un mundo mejor, un mundo feliz y es algo que siendo miembro de la iglesia he obtenido.

Historias personales

¿De qué forma el tomar decisiones correctas nos ayuda a tomar más decisiones correctas?

Nuestras decisiones tienen ecos eternos, así que las decisiones correctas nos darán consecuencias correctas, debemos de pensar que cada decisión que tomamos afectara nuestra vida y que mejor que afecte de un buen modo, a veces tomaremos decisiones incorrectas, pero es importante saber que podemos arrepentirnos y tomar una buena decisión.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi fe día con día, dando lo mejor de mi misma, sirviendo a los demás en todo lo que puedo. Trabajo con las jóvenes de 12 a 17 años, para mi es un placer enseñarles y recordarles que son hijas de un padre amoroso y que se preocupa por ellas, eso fue algo que me ayudo mucho a esa edad, saber que mi Padre Celestial me amaba y se preocupa por mi, que el evangelio, es un evangelio de felicidad, y que a pesar de los momentos difíciles, podemos tener esperanza de un mundo mejor.