mormon.org Global
Javier: Genealogía, Historia familiar, Electronica, Arbol Familiar, Antepasados, Colombia, Mormón.

Hola soy Javier

Acerca de mí

Soy padre de cuatro niños y cuatro niñas. Soy abuelo de doce nietos. Estoy sellado por la eternidad con María Elvira Rodriguez, mi esposa. Me encanta la historia familiar y los computadores. Fui seminarista en la comunidad de los Padres Claretianos en mi niñez pero el Señor tenía otros planes para mí. Me gradué como Ingeniero Electrónico en Bogotá en el año 1970. Ahora soy Mormón y muy feliz.

Por qué soy mormón(a)

Supe por mí mismo que la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los últimos Días es verdadera. Debido a mis estudios en el seminario y a mis deseos de ser un sacerdote en la Iglesia Católica, mis creencias eran muy arraigadas y me sentía muy bien con ellas. De hecho, recuerdo con gusto como estuve en una posición de supervisión como laico, en la parroquia donde solía asistir a la misa dominical, preparando las familias para la llegada del Papa Pablo VI a Colombia. También canté en el coro que las universidades prepararon para esa ocasión, sintiendo gran espíritu al cantar la conocida obra de Juan Sebastian Bach, Jesús es mi alegría. En una ocasión, cuando servía en Medellín, Colombia, como Ingeniero de mantenimiento de computadoras para la compañía Unysis (anteriormente Burroughs Corporation) recibimos en casa la visita de dos misioneras de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días. Nos hablaron de "profetas modernos", lo que sonó bastante extraño a mi esposa y a mí. Recibimos el Libro de Mormón que guardamos cuidadosamente en la biblioteca pero que nunca leímos. Después de perder contacto con la Iglesia por dos años tocaron en nuestra casa dos misioneros quienes quisieron compartir su mensaje. Su testimonio fue tan impresionante que yo recuerdo que les dije, por saber más de Dios los vamos a recibir, pero no quiero que nos enseñen con el Libro de Mormón. Empezamos las charlas misionales y al salir los misioneros leía la Biblia con avidez tratando de encontrar respuestas. Y las respuestas llegaron y el sentimiento de gozo también y sentía que lo que me decían era verdad. Pensé entonces que tal vez el Libro de Mormón fuera verdad y empecé a leerlo. Y este libro, tan poderoso, cuando se lee con verdadera intención y se le pregunta a Dios si no es verdad, Él responde por medio del espíritu santo con tanto poder como yo lo sentí y los puedo testificar personalmente. Sé que uno se acerca más a Dios por leer sus enseñanzas y ponerlas en práctica.

La manera en que vivo mi fe

Estoy actualmente dedicado como parte de mis asignaciones religiosas a enseñar a los demás cómo hacer la historia familiar, cómo descubrir los antepasados y los descendientes, cómo organizarlos como familias, como unir a la familia por la eternidad. De los 7 hijos vivos 5 han servido como misioneros de la Iglesia en varias partes del mundo. Mi esposa y yo, junto con el hijo menor que queda en casa, saldremos a prestar misiones en el año 2015 a donde el Señor nos necesite.