mormon.org Global
Armando: Colorado Springs, Honduras, familia, Mormón.

Hola soy Armando

Acerca de mí

Nací en Honduras, crecí en Miami Beach, he vivido en México, California, Utah y ahora vivo en Colorado, me encanta viajar, conocer nuevas culturas y costumbres. He visitado 47 estados de los Estados Unidos y 14 diferentes países. Mi vida ha dado muchas vueltas. Estoy dichosamente casado, mi esposa es Armenia y tenemos 2 princesas y 2 pequeños caballeros en nuestro hogar, el ser padre es un privilegio, requiere mucho trabajo, sacrificio y paciencia. Pero también las alegrías que bien de ser padre son grandes recompensas por el trabajo duro que uno hace. Me gustan los números contables y mi carrera es en contabilidad en especial en impuestos, no a muchas personas les gusta esto, pero a mí sí. Aparte de la contabilidad he trabajado como manager de hoteles, lo cual es otra cosa que me gusta. Pero los números me atraen más.

Por qué soy mormón(a)

Me llaman mormón porque soy miembro de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de Los Últimos Días. La razón por que soy miembro de la iglesia es PORQUE DIOS QUIERE QUE LO SEA. En la iglesia se nos enseña cómo podemos saber por nosotros mismos la voluntad de Dios. Yo he orado en múltiples ocasiones pidiendo guía y la respuesta que he recibido es que tengo que seguir adelante con firmeza en Cristo sirviendo y aprendiendo mas en esta La Iglesia de Jesucristo de los Santos de Los Últimos Días la cual es el reino de Dios sobre esta tierra. Yo sé que Dios vive y que El contesta nuestras oraciones, se que El quiere que volvamos a vivir con Él, y por eso El envió a Jesucristo para enseñarnos el camino. Hoy en día tenemos profetas, José Smith fue el primero de ellos en nuestros Días, Se que José Smith vio a Dios El Padre y a su Hijo, Jesucristo, se que el (José) hablo con estos seres Celestiales, se que él hizo preguntas y ellos respondieron, hubo una comunicación directa. Esto lo sé sin duda alguna. Dios mismo me lo ha manifestado por medio de su Santo Espíritu. Y sé que ustedes ya sean miembros o no pueden tener esta bella experiencia de recibir por medio del Espíritu Santo una confirmación de que lo que he compartido es verdad. Sé que el Libro de Mormón es junto a la Biblia escritura sagrada, que fue escrito para nosotros por los antiguos habitantes de las Américas, mis antepasados y los antepasados de muchos de ustedes que están leyendo este mensaje. El Libro de Mormón habla de Cristo, nos enseña de Cristo, Predica de Cristo y nos ayuda a comprender que Cristo es la fuente donde debemos de acudir para la remisión de nuestros pegados. Creo en Cristo, El es mi Salvador, mi Rey, mi Amigo y mi Hermano, Le amo y por eso les invito a confiar en Cristo a preguntar le a Dios el Eterno Padre en el nombre de Jesucristo si lo que digo no es verdadero y sé que si piden con sinceridad de corazón Dios les dará la respuesta y sabrán como yo se que estas cosas son verdaderas.

La manera en que vivo mi fe

La manera en que vivo mi fe, mi fe es mi vida… he tenido muchas responsabilidades en la iglesia, fui misionero de tiempo completo lo que cambio mi vida por completo. Después de mi misión he trabajado con los hombres jóvenes ayudándoles a mejorar su vida y a seguir el ejemplo de Jesucristo, me encanta enseñar a los jóvenes responsabilidad. También he trabajado como líder de los adultos dando clases y coordinando los esfuerzos para que todas las familias de la unidad reciban por lo menos una visita al mes de otros miembros en especial las personas de edad avanzada, y velar por sus necesidades. Hoy en día sirvo como asesor a varios programas de la unidad, trabajo con la primaria me encanta escuchar a los niños cantar. Trabajo con las mujeres jóvenes de 12-18 años y veo que las líderes de ellas estén recibiendo el entrenamiento apropiado para poder ayudar y guiar a estas señoritas. Me encanta trabajar con la obra misional, con los misioneros de locales y con los misioneros de tiempo completo por que ellos siempre me ayudan a sentir el Espíritu Santo. Tengo otras responsabilidades pero no les quiero aburrir con todo lo que tengo que hacer, pero si quiero que sepan que el servir en estas responsabilidades trae muchas bendiciones a mi vida, y eso me hace MUY FELIZ, me ayuda a sentirme que estoy haciendo lo que Cristo quiere que yo haga.