mormon.org Global
Jason: helado, música, estudiante, misionero, piano, cantar, Mormón.

Hola soy Jason

Acerca de mí

Me llamo Jason. Soy muy divertido. Me gusta todo. Especialmente helado, pastel, chocolate, y roles de canela. (Pero los que hace mi mamá, no los de Bimbo) Aparte de comida, también me gusta leer, ir a lugares nuevos y explorar, andar bici, y jugar con mis hermanitos (tengo 4) Más me gusta estar con mi familia. Ellos son lo mejor. Amo a mi familia. Pero bastante. Bastante bastante bastantísimo.

Por qué soy mormón(a)

Yo soy mormón porque sé que La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días (la iglesia Mormona) es la única iglesia verdadera y viviente sobre la tierra. Esto sé porque he orado y preguntado a Dios, y recibí una respuesta por el poder del Espíritu Santo. Soy Mormón porque siento la presencia de mi Salvador más al leer el Libro de Mormón que en cualquier otro lugar. Y he sentido más felicidad al seguir sus principios que los de cualquier otro libro. Tengo un testimonio de su veracidad y divinidad. Sé que Jesucristo es mi salvador, y no hay duda en mi corazón que ésta es Su iglesia, y que Él la guía a través de Su profeta, Thomas S Monson.

Historias personales

¿Cuál de las enseñanzas del Salvador ha influenciado su vida?

Todas. Pero tal vez lo que más me ha influido es lo que enseñó en cuanto a como debemos tratar a nuestro prójimo. Tengo muchos defectos, pero siempre me siento muy bien al tratar a otros como me gustaría que me trataran a mí. Cuando sirvo a otros, siento el amor de Dios y que Él está feliz con lo que estoy haciendo. Sé que Cristo nos enseñó de la oveja perdida, y siempre pienso y como me sentiría yo al ser rescatado si fuera yo esa oveja. Me encantaría. Entonces siempre me esfuerzo por dar a todos ese amor y atención que yo quisiera sentir si yo estuviera en su lugar. Tampoco soy perfecto, pero al hacer lo mejor que pueda, me siento muy feliz, y sé que estoy haciendo lo correcto.

La manera en que vivo mi fe

Vivo mi fe todos los días al ser feliz y sonreír, haciendo en cada momento lo que Cristo haría. No soy perfecto, pero me esfuerzo bastante. Me encanta conocer a nuevas personas y hacerles reír. Eso me hace feliz. Ahorita, sirviendo como misionero, tengo esa oportunidad todos los días, y puedo compartir lo que realmente me ha hecho feliz en mi vida, el evangelio de Jesucristo. Me encanta ver en las personas un cambio cuando ellos se den cuenta de cuántas bendiciones tienen de Dios y se esfuerzan por seguir el ejemplo de Su Hijo. Sé que el evangelio bendice a las familias y les trae la verdadera felicidad. Yo vivo mi fe al compartir ese testimonio con todos y ayudarles a cambiar su vida para siempre.