mormon.org Global
Doug: dentista, misionero, Chile, Mormón.

Hola soy Doug

Acerca de mí

Mi papá era un lechero. Mi papá no ganó mucho dinero y mi mamá era ama de casa con 10 hijos. Mis padres inculcaron en nosotros la importancia de la educación y duro trabajo. Trabajé en mi camino a la Universidad y justo antes de comenzar el curso de odontología me casé con la chica más maravillosa y hermosa del mundo. Comenzamos nuestra familia inmediatamente. Tenemos 7 hijos (6 viven) y 18 nietos. Odontología nos ha proporcionado la oportunidad de que podemos servir a otros. Ahora estamos sirviendo como misioneros en Chile.

Por qué soy mormón(a)

Aunque fui crecido en la religión mormona yo tenía que saber por mí mismo que es la verdad. Como un joven yo oraba y estudiaba sinceramente sobre las enseñanzas y creencias de mí religión. Llegue a creer lo que me habían enseñado. Después de un año como estudiante en BYU yo quería servir como misionero. Fue llamado a servir en Chile en 1968. Antes de ir a Chile pasé 3 meses estudiando a español en la misión de capacitación de idioma en BYU. Cuando estuve allí tuve una experiencia extraordinaria. En una de nuestras clases pequeñas expresé mi "fe" en el Evangelio, pero no podía decir honestamente que "sabía" que era cierto. Mi instructor del español comenzó a testificar a mí en español. No entendía las palabras que dijo en español, pero el espíritu era tan fuerte que yo "sabía" que él me estaba diciendo la verdad - que el evangelio era verdadero. No importaba que yo no entendiera el idioma. Me sentía lleno del espíritu y lloré abiertamente. Ya no sólo creía. Yo sabía y sé que Jesucristo es mi Salvador, que José Smith era un profeta y que la Biblia y el libro de mormón y otras escrituras son las palabras de Dios. He tenido muchas manifestaciones más espirituales desde entonces hace más de 44 años. Cada uno me ha reconfirmado me la veracidad del evangelio restaurado de Jesucristo.

La manera en que vivo mi fe

Desde que serví como misionero en Chile hace 44 años me encanta enseñar el Evangelio de Jesucristo. Durante nuestro matrimonio mi esposa y yo hemos tenido muchas oportunidades y responsabilidades de enseñanza y liderazgo en la Iglesia. Yo he aprendido que soy el más feliz cuando 1) escuchar y seguir al espíritu, 2) vivir según las enseñanzas y el ejemplo de Jesucristo y 3) servir a otros por ministrarlos y enseñarlos el Evangelio de Jesucristo. He tenido el privilegio de servir como maestro orientador, visitando los hogares miembros cada mes, durante más de 40 años. He compartido sus alegrías y desafíos. He ministrado a ellos y arrodillarme con ellos en oración, pidiendo a mí padre celestial que les bendijera en sus necesidades particulares. He enseñado clases de escuela dominical, sacerdocio (organizaciones de servicio para los hombres y los muchachos de 12 años y más) y Seminario (un curso de estudio de las Escrituras para los jóvenes a las 6 en la mañana). He trabajado con los jóvenes en la Iglesia como un líder de la juventud y scoutmaster. He servido como el presidente de una rama (pastor) de la iglesia, consejero en la presidencia de la estaca y como presidente de estaca (pastor sobre varias congregaciones) por casi 10 años. Al medio de todas esas oportunidades al servir por más que 40 años he tenido la oportunidad de enseñar el evangelio de Jesucristo. Cuando uno enseña uno aprenda. Yo he estado estudiando y aprendiendo el evangelio durante toda mi vida. Eso ha tenido un impacto tremendo en mi vida y la vida de mi familia. Me esfuerzo a vivir de acuerdo con las enseñanzas de Jesucristo porque sé que eso nos trae la felicidad y bendiciones a mí y a mí familia.