mormon.org Global
Michelle: Infertilidad, Maestro, Juvenud, Jovenes, Mormón.

Hola soy Michelle

Acerca de mí

Soy una ama de casa, cuidando de un precioso hijo llamado Mathew. El llego a nuestras vidas de la manera más maravillosa que nos podamos imaginar. Mi esposo Rafael y yo llevábamos cuatro años de casados cuando nos mudamos de Puerto Rico a los Estados Unidos, pero yo no quedaba embarazada. Luego de muchas visitas a los médicos y mucha oración, nos enteramos de que yo no podía tener hijos, que necesitaba pasar por tratamientos de Infertilidad fuertes. Así que después de muchas oraciones, ayunos y visitas al Templo decidimos ir hacia adelante, con mucha Fe en que nuestras oraciones serian contestadas. Que hermoso fue el día en que tuvimos a nuestro pequeño en nuestras manos, que grandioso el Amor de nuestro Padre Celestial de que no importa lo que pase el siempre buscara la manera de contestar nuestras suplicas. Yo se que algunas veces el camino para lograr lo que buscamos no es el mas cómodo o el que nos gusta, pero si seguimos con fe, el estará a nuestro lado y nos mostrara su amor.

Por qué soy mormón(a)

¿Porque soy Mormona? bueno he aprendido las enseñanzas de Jesucristo desde mi niñez, mis padres se bautizaron cuando yo era muy pequeña. Amo este evangelio, me ha traído muchísima felicidad, me ha ayudado a tener una feliz y maravillosa vida. Como todas las personas he tenido mis retos en la vida, pero al tener el conocimiento y el saber que mi Salvador Jesucristo me ama he podido salir adelante y me da las fuerzas de seguir. Amo sus enseñanzas, me ayudan a tomar las decisiones que me hacen la vida mas fácil. Yo se que él vive, yo sé y siento el amor de mi Salvador y estas cosas no solo las comparto con mi familia pero contigo también.

La manera en que vivo mi fe

Estoy casada con un gran hombre el cual trabaja como Maestro de Ciencias en un programa de Ingles como segundo idioma en una escuela secundaria, todos los días ayuda a sus estudiantes a aprender el idioma de Ingles mientras enseña Ciencias. Yo sé en mi corazón que no es una tarea fácil pero siempre puedo ver en él la paciencia y el amor que utiliza para enseñar a estos jóvenes. Ese amor y esa paciencia vienen por el amor que tiene por nuestro Salvador Jesucristo. Mi amado esposo ama la enseñanza y le fascinan los retos por eso se que se está disfrutando esta gran aventura. Yo trabajo con las Mujeres Jóvenes de la Iglesia, tengo la oportunidad de enseñarles cuanto nuestro Padre Celestial les ama y lo preciosas que son ante sus ojos. Que agradecida me siento de trabajar con estas hermosas hijas de Dios, ellas son una gran bendición y son personas que me traen mucha diversión.