mormon.org Global

Hola soy John

  • John Chen
  • John Chen
  • John Chen
  • John Chen
  • John Chen
  • John Chen
  • John Chen
  • John Chen

Acerca de mí

Soy un chino estadounidense. Nací y crecí en China; llegué a los Estados Unidos para hacer un posgrado hace 22 años. Tengo dos hijos. Me gusta viajar y mi trabajo implica frecuentes viajes para lograr hacer las cosas. No puedo quedarme en un lugar por más de tres meses sin que tenga que viajar. Si me preguntas quién soy, yo diría: Yo soy en primer lugar un mormón, en segundo lugar, un padre y esposo y en tercer lugar un profesional de una organización. Me gusta la formación académica y disfruto al tener estudiantes universitarios a mi alrededor. Este país y esta iglesia me han transformado, y a cambio, lo que he estado haciendo en la vida y el trabajo, tiene un impacto en la vida de otras personas.

Por qué soy mormón(a)

¿Verdaderamente creo que hay un Dios? ¿Por qué decidiste ser mormón? Éstas son preguntas que me hacen repetidas veces. Por lo general, les digo a las personas que yo creo que hay un Dios. Jesucristo existe. Y hay un Espíritu Santo. Yo recibí tres grandes bendiciones: la primera bendición fue en mi familia. Después de convertirme en mormón, hay más amor en el hogar. Me di cuenta de que amo más a mi esposa, compartimos valores comunes en la vida y entendemos que como familia tenemos una vida eterna. La segunda bendición es para mi hijo. Nosotros, como padres no somos perfectos, pero es perfecto tener al hijo creciendo en los estudios de la Biblia. La Biblia le enseñará lo que es correcto y lo que está mal. Mi hijo cada noche, antes de irse a dormir, lee las Escrituras y ora de rodillas. Él es un estudiante de máximas calificaciones y siempre está en la lista de altos honores. A menudo comento que él tiene éxito por causa del Libro de Mormón. La tercera bendición es en mis conocimientos. Tras unirme a la Iglesia, puedo hablar mejor y más eficazmente en liderazgo y comunicaciones.

Historias personales

¿De qué manera pueden sus propios talentos y dones bendecir a otras personas?

El amor y la disposición a servir son fundamentales para hacer una diferencia en los demás.

¿Cómo le ha ayudado el Espíritu Santo?

El Espíritu Santo me ayuda a adquirir paz interior. Me facilita el pensar y la toma de decisiones.

¿Por qué motivos comparte el Evangelio con sus amigos y cómo lo hace?

La felicidad proviene de la carrera y de la vida. A menudo pienso, que si usted tiene una familia e hijos, usted no será feliz si sus hijos no son felices o no les va bien en la escuela. Me di cuenta de que como padres, no somos suficientemente aptos para enseñar a nuestros hijos. Descubrí el poder de la religión que ayuda a los hijos a moldear el desarrollo de su visión. Una vez que estén motivados por sí mismos, sus habilidades para hacer las cosas, incluso para estudiar, se fortalecerá. A menudo, hablo con mis amigos acerca del Evangelio en el contexto de la educación de su hijos.

¿En qué forma le ha ayudado asistir a los servicios de la Iglesia?

Ir a la Iglesia cada domingo es uno de los momentos más felices de la semana. Me ayuda a fortalecer mi identidad y nuestra comunidad. Me ayuda a repasar lo que he hecho mal en la semana anterior y lo que debo preparar para hacer la siguiente semana. Somos seres humanos, no máquinas. No podemos pensar que nuestra fe se quedará estática desde la fecha en que nos bautizamos. Necesitamos renovar nuestro compromiso semanalmente y recordar quiénes somos. Entretanto, ir a la Iglesia aligera enormemente la carga mental. Me siento fresco todos los domingos después de volver de la Iglesia.

La manera en que vivo mi fe

Soy el primer consejero del obispado de nuestro barrio. Aprendí dos principios muy importantes: El primero es sobre cómo ayudar al obispo para hacer bien la labor, y el otro es desarrollar amor por medio del servicio. Prestar servicio en el obispado es una bendición para aprender las habilidades de liderazgo.