mormon.org Global

Hola soy Andres

  • Andrés Dominguez
  • Andrés Dominguez
  • Andrés Dominguez
  • Andrés Dominguez
  • Andrés Dominguez
  • Andrés Dominguez
  • Andrés Dominguez
  • Andrés Dominguez

Acerca de mí

Vengo de un clima cálido y me encantan las actividades al aire libre. Me gusta mucho acampar en un lago, una playa o una zona de montaña. Disfruto mucho con un fin de semana en familia, nadando, esquiando, navegando o, simplemente, relajándome con mis familiares. Esos momentos son los que más felicidad me aportan. Tengo una familia muy especial. Mi dulce esposa desde hace 20 años es una mujer muy especial. Tenemos una hermosa hija de 15 años y un hijo de 17 años muy atlético. Mis hijos me dan felicidad y gozo. El pertenecer a esta Iglesia me ha ayudado a entender mejor lo que debe ser un padre, un esposo, un hermano y un ciudadano. También me ha servido para entender que lo más importante que puedo llegar a hacer se encuentra dentro de mi hogar. He aprendido que mi principal trabajo consiste en servir a mi familia y cuidar de ella. No cambiaría mi familia por nada del mundo.

Por qué soy mormón(a)

Me críe en esta Iglesia y, conforme he ido creciendo, he podido entender y llegar a saber por qué soy mormón. He llegado a la conclusión de que soy mormón porque creo que las relaciones familiares son eternas y que ni siquiera la muerte puede romperlas. Soy mormón porque creo que juntos, en familia, podemos protegernos los unos a los otros de los peligros de este mundo; podemos ayudarnos los unos a los otros a permanecer moralmente limpios y a recordar que somos una familia eterna. Soy mormón porque entiendo que soy un hijo de un Dios que me ama, y yo lo amo a Él. Un Dios real y tangible, accesible para todos nosotros. Soy mormón porque entiendo la necesidad de tener un Salvador, un Redentor, que nos ayude a volver a nuestro Dios, nuestro Creador. Soy mormón porque conozco la función, importante y vital, que desempeñó la mujer en la creación y en la puesta en práctica del plan de felicidad. Pero lo más importante es que soy mormón porque sé que, algún día, mis seres queridos y yo viviremos juntos para siempre.

La manera en que vivo mi fe

Hago todo lo posible por ser buena persona y ser honrado en todos mis actos. Actualmente ocupo una posición en la Iglesia en la que sirvo aproximadamente a 3.500 personas. Dedico entre 12 y 15 horas a la semana a servir y ayudar a estas personas. Soy el responsable directo de los jóvenes de 12 a 18 años; intento ayudarles a inscribirse en el programa de escultismo y a ser buenos ciudadanos y buenos hijos e hijas. Intento inspirarles a ser moralmente limpios y a obedecer los mandamientos y las leyes locales. Siempre estamos buscando oportunidades de prestar servicio útil a las personas de nuestro vecindario. Mi hijo y yo visitamos cada mes a tres o cuatro familias que tenemos asignadas. Cuidamos de ellas y nos aseguramos de que tengan cubiertas todas sus necesidades. Acudimos a sus hogares para compartir un mensaje de esperanza, amor y fe. Esto nos da una gran oportunidad de servir a los demás y amar al prójimo, independientemente de su edad, sexo o nacionalidad.