Omitir navegación
Chatee Con Nosotros

Chatee con nosotros

Su privacidad es importante para nosotros. Por favor, lea nuestras Normas de privacidad.

Si lo desea, también puede hablar por teléfono con un misionero. Por favor, llame al: 1-877-222-2022 (sólo en EE. UU. y Canadá).

Obra misional

Una Iglesia misionera

Imagínese que usted encuentra la cura para el cáncer. ¿Con cuánta urgencia daría a conocer la noticia de su descubrimiento? ¿A quién se lo diría? El evangelio de Jesucristo es la cura para tantas enfermedades de la vida que muchos miembros de la Iglesia desean compartir con la misma urgencia las buenas nuevas de la vida eterna.

La Iglesia del Señor siempre ha sido una iglesia de misioneros. La vida de Jesucristo es el ejemplo perfecto de la obra misional. Durante Su ministerio en la tierra enseñó el Evangelio en todo momento, en todo lugar y a todo tipo de personas. Jesús enseñó a hombres eruditos en el templo, a pecadores, a personas fieles y a los incrédulos. También llamó a apóstoles y a otros discípulos a predicar a fin de que más personas escucharan acerca de las bendiciones de Su Evangelio. La mayoría de sus predicaciones durante la vida de Cristo fueron para su propio pueblo, el judío. Después de resucitar, Jesús visitó a Sus apóstoles y los envió a predicar a los gentiles. Les dio el mandamiento: “Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura” (Marcos 16:15).