Omitir navegación
Nuestra gente
Nuestros valores
Nuestras creencias
Visítenos
.
Chatee Con Nosotros

Chatee con nosotros

Su privacidad es importante para nosotros. Por favor, lea nuestras Normas de privacidad.

Si lo desea, también puede hablar por teléfono con un misionero. Por favor, llame al: 1-877-222-2022 (sólo en EE. UU. y Canadá).

El Libro de Mormón

La palabra de Dios

Solicite un ejemplar gratuito del Libro de Mormón

Los misioneros entregan ejemplares del Libro de Mormón por todo el mundo, incluso mientras usted está leyendo esto. Y ¿qué es este libro? Si se da en forma gratuita, ¿por qué muchos miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días valoran el Libro de Mormón como una de sus posesiones más valiosas? ¿Qué clase de libro puede hacer que tantos lectores cambien su vida, mente y corazón? ¿Qué clase de libro puede responder las aparentemente insolubles preguntas de la vida?

El Libro de Mormón es la palabra de Dios, al igual que la Biblia. Es Escritura sagrada, con un formato y contenido similar al de la Biblia. Ambos libros contienen la guía de Dios como fue revelada a los profetas, así como las historias religiosas de diversas civilizaciones. Mientras que la Biblia fue escrita por y acerca de un pueblo de la región de Israel y las zonas circunvecinas, y abarca desde la Creación del mundo hasta poco después de la muerte de Jesucristo, el Libro de Mormón contiene la historia y los tratos del Señor con un pueblo que vivió en las Américas aproximadamente entre el año 600 a.C. y el 400 d.C. Los profetas del Libro de Mormón llevaron registros de los tratos del Señor con Su pueblo, que luego fueron compilados por un profeta llamado Mormón sobre planchas de oro.

Antes que estos fieles cristianos perecieran, su registro fue puesto a salvo y escondido. José Smith recibió estos registros antiguos en 1827, y por el poder y el don de Dios los pudo traducir a la forma en que los tenemos hoy en día. El Libro de "Mormón, " junto con la Biblia, testifica que Jesucristo es nuestro divino Redentor y que al vivir conforme a Su Evangelio, podemos hallar paz en esta vida y felicidad eterna en la vida venidera.